Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 20 de abril de 2018

Inicio

Crítica de cine. Exodus, de Ridley Scott

Texto: Jaime Fernández, - 18 DIC 2014 a las 11:35 CET

¿Quién no conoce este mito? Los hebreos son esclavos que levantan pirámides, llega Moisés, Yavé manda unas plagas asesinas y los hebreos se van de Egipto.

No deja de ser ingenioso que haya cuatro tipos que han cobrado por el guión de esta historia: Adam Cooper, Bill Collage, Jeffrey Cane y Steven Zaillian (el director de filmes como Todos los hombres del rey). Y es ingenioso porque el filme aporta muy poco, poquísimo, con respecto a otras versiones cinematográficas. De hecho, se parece bastante a El príncipe de Egipto, la versión de esta misma historia de dibujos animados. La visión de Moisés como un gran héroe, luchador y líder de masas debió ser una invención de Cecil B. DeMille, que se ha seguido desde entonces. Habría sido mucho más divertido que los guionistas revisasen la Biblia, donde el personaje es un pobre sin don de gentes ni de palabra que se tiene que hacer acompañar todo el rato de su hermano Aarón, que es quien hace el trabajo sucio por él. De hecho, en ese libro a su dios le cae tan mal que en cuanto manda a Moisés para Egipto a liberar a su pueblo decide matarlo, algo que evita su mujer con la circuncisión de su hijo como ofrenda (es surrealista, lo sé, pero eso es lo que está escrito). Lo único original que aporta el guión, y que no estaba en las versiones anteriores, es dar humanidad al personaje de Ramsés, que al final resulta ser mucho más atractivo que el de Moisés, un héroe sin carisma que habla con un dios enano, o al menos con su reflejo diminuto. Sin embargo, Ramsés es una persona con sus odios, sus rencores, sus pasiones y, sobre todo, su amor por su hijo. De hecho, él es el único que tiene una escena tierna en toda la película.


El director Ridley Scott se deja llevar por un enorme presupuesto y rueda un filme sin gracia. No es tan mala como Prometeus (no sé si hay algo tan malo como eso), pero le falta emoción. De hecho, ni siquiera las batallas son tan sangrientas como deberían o como lo fueron en otros filmes suyos como El reino de los cielos. Aquí de hecho provocan más sangre unos cocodrilos que miles de soldados pegándose de machetazos. Lo bueno que tiene esto es que, siguiendo la pauta de peli buena-peli mala del director (El consejero me parece magistral), la próxima será casi una obra maestra.


Los actores principales no están nada mal, como era de esperar en nombres como Christian Bale, John Turturro o Ben Kingsley (la pobre Sigourney Weaver apenas habla). De todos modos, destaca, en el reparto, Joel Edgerton haciendo de faraón egipcio.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685