Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 18 de junio de 2018

Inicio

Una gran fiesta deportiva entre cánticos, bailes, mucho humor y hasta alguna proeza

"Villarato, villarato", gritan entre risas los componentes del equipo de rugby de Económicas, mientras las chicas y chicos de Farmacia suben la escalinata que conduce al palco del campo de rugby a recoger su enésimo trofeo. "Otra vitrina. Queremos otra vitrina", responden los de Farmacia provocando la sonrisa de su decano, Rafael Lozano, quien este año no ha querido perderse la coronación del club deportivo de su Facultad no sólo como el mejor de la UCM, sino también del torneo en el que participan los colegios mayores, el trofeo Alfonso XIII. Como en los últimos cinco años, los de la botica han hecho doblete y se han llevado a sus repletas vitrinas los dos trofeos que se conceden cada temporada.

"Yooo te quiero dar, algoo de corazón: sentimiento boticaaaaario, el morado es tu color". Los y las (en Farmacia son ellas muchas más que ellos) boticarias llevan la voz cantante en la celebración. Es el premio a todo un curso de esfuerzos, de encontrar huecos entre sus clases y sus prácticas para jugar y entrenar, de hacer equipo, de pasarlo bien. Pero los de Farmacia no son los únicos que cantan. El equipo de rugby de Económicas acaba de protagonizar la gran proeza de la jornada al ser el primero capaz de derrotar al Cisneros en la historia del torneo. Y eso no es cualquier cosa. "Como no te voy a querer, si soy campeón del Alfonso por primera vez", braman los de Somosaguas. "Peste, carbunco y rabia. Arriba Veterinaria", se escucha a las indomables jugadoras de rugby de esa Facultad.

Son más de las ocho de la tarde y parece que hay cánticos para rato. En realidad la fiesta, la del deporte complutense, comenzó mucho antes, a eso de las once de la mañana de este fantástico 12 de mayo, que es cuando comenzaron a disputarse las finales y los partidos por el tercer y cuarto puesto de los diez deportes que forman parte del Trofeo Alfonso XIII. Desde esa hora cerca de quinientos universitarios pasaron por las distintas canchas y campos de las instalaciones deportivas de la zona Sur, para dirimir las posiciones finales de sus equipos en las clasificaciones. Y, lo que casi es más importante, varios centenares más de universitarios, y algunos que ya hace años que dejaron de serlo, se acercaron a la zona Sur para presenciar los partidos, darles colorido y también, por qué no, para disfrutar de un fantástico día al aire libre, aderezado con partidas de cartas, unas cuantas cervezas y mucho, mucho, humor.

En lo del humor, aunque esta clasificación, claro está, sea del todo subjetiva, las grandes triunfadoras del día fueron las chicas de rugby de Ciencias de la Información, que no cansadas de darse empujones con sus contrarias de Veterinaria, se marcaron al finalizar el partido una danza tribal al más puro estilo de los all blacks neozelandeses que derivó en éxito pop un tanto trasnochado que hizo las delicias de la grada, que ya entregada asistió a una divertida versión de un clásico de Disney que no tuvo desperdicio.

En fin, que un año más y para que sirva de precedente, el deporte complutense gritó fuerte, entonó aún mejor y hasta algún paso de baile se marcó. "Compluteeeeense, Compluteeeense. Bien, bien [piiii] bien".

Económicas hizo la proeza

Si algún nombre nadie duda cuando le preguntan quién va a ganar el Alfonso XIII es el del Cisneros en rugby masculino. En la historia de este trofeo, que ya roza las dos décadas, ningún otro equipo había sido capaz de imponerse a los colegiales en su casa de la Central. Nadie hasta que el pasado 12 de mayo el equipo de Económicas lo logró y, además, con autoridad, como refleja el 22 a 5 final. El partido de Económicas fue sencillamente perfecto. Desde la primera jugada dejó claro que iba a por todas, metiendo a los colegiales en su campo una y otra vez, dejándoles sin posibilidades de lanzar a sus rápidos corredores e imponiendo el mayor peso de su primera línea. Así llegó su primer ensayo, en una espectacular jugada de empuje de su melé. El 0 a 5 fue seguido por el 0 a 10, en esta ocasión conseguido en una rápida apertura de su línea de tres cuartos. La posterior transformación llevó el marcador al 0-12 con el que se llegó al descanso. Los primeros minutos de la reanudación estuvieron marcados por una impulsiva salida de los colegiales, pero la falta de kilos les volvió a penalizar y aunque rondaron el ensayo en varias ocasiones, el marcador no se movió hasta el 0 a 17. En los últimos minutos, el Cisneros logró su primer ensayo, pero solo tuvieron tiempo para recoger de nuevo el balón bajo sus palos en el 5 a 22 final.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685