Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 16 de enero de 2017

Inicio

Lo que el viento recordó

No recuerdan muy bien cuándo sucedió. Sí que fue antes de las vacaciones de verano, en los últimos días de mayo o en junio. Era un día con algo de viento. El suficiente para provocar algo de corriente cuando coincidían abiertas las puertas interior y exterior del vestíbulo de entrada de la Facultad de Químicas, en el acceso más cercano a Físicas. José Luis Sánchez y Julián Molero, técnicos de la Facultad, cuentan que aquella mañana les llamó la atención un papel amarillento que asomó por el falso techo de escayola, en la parte central del vestíbulo. Desde hacía años nadie había cogido una escalera para asomarse a ese lucernario concebido para dar luz indirecta de fluorescente a la estancia,  ya que el sistema había sido condenado en alguna reconfiguración eléctrica. El caso es que Julián y José Luis buscaron una escalera para ver qué era ese papel amarillento. Se trataba de una vieja octavilla. Vieron que debía ser muy antigua, posiblemente de los años 70, por lo que estaba escrita en ella. Pero para su sorpresa comprobaron que no era la única. Los huecos reservados para los fluorescentes estaban llenos de pasquines de esa misma época. Las firmas los delataban: Comité Local del PCE Internacional, Joven Guardia Roja, Partido Carlista, Partido del Trabajo de España, Falange Española Independiente...

 

José Luis y Julián comentaron su descubrimiento  a su compañero Gerardo Mateo y juntos se pusieron en contacto con Lourdes Sobrino y Olga Cilleros, técnicas de laboratorio que, además de realizar sus tareas cotidianas, se han propuesto organizar un museo de la Facultad con los utensilios, herramientas y maquinarias que van quedando en desuso. Lourdes y Olga se encargaron de custodiar los alrededor de 40 pasquines encontrados y de aplicarles algo de humedad para asegurar su conservación. Gerardo recordó que poco tiempo antes había visitado en el Museo de la Imprenta de Madrid una exposición titulada "Letras clandestinas", comisariada por el director del Departamento de Historia Contemporánea de la Facultad de Geografía e Historia, Jesús Martínez Martín. Se pusieron en contacto con él y le mostraron lo encontrado. Según cuentan, el profesor Martínez les confirmó que se trataban de pasquines de los años 70 que se repartieron por la Universidad. Textos como "Votes sí, votes no, votes en blanco, da lo mismo: si votas apoyas al fascismo", no dejaban lugar a dudas con la antigüedad de las octavillas. Algunas, incluso, eran algo más antiguas. También el profesor de la Facultad y antiguo secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, echó un vistazo a los pasquines. De alguno incluso identificó a su autor, un antiguo compañero de la Facultad, según les confió a Lourdes y Olga.

 

"Como nos dijo Rubalcaba, lo interesante más que los pasquines en sí, era saber cómo habían llegado hasta ahí", cuenta Lourdes, quien reconoce que han barajado diversas posibilidades. Ella misma pensó que podría tratarse de octavillas impresas en la vieja máquina multicopista que entonces funcionaba en la Facultad, y que el lucernario hubiera sido uno de los escondites que se las había buscado antes de repartirlas. Gerardo, sin embargo, considera más factible que los pasquines fueran a parar ahí cuando fueron lanzados al aire por algún estudiante de la época, posiblemente de manera apresurada cuando se disponía a huir. "La verdad es que es difícil saberlo con exactitud. Yo me inclino más por esa posibilidad, pero a ciencia cierta no lo podemos saber", reflexiona Gerardo.

 

Llegaran a los lucernarios como llegaran -en el de la entrada próxima a la Facultad de Matemáticas también encontraron alguno más-, el caso es que su aparición casi cincuenta años después trae al presente aquellas pequeñas historias que fueron construyendo la gran historia de este país y de la gente que luchó por la libertad, mucha de ella desde esta Universidad. Algunos de los pasquines ya se han integrado en el Archivo General de la UCM. Otros los guardan Lourdes y Olga con todo mimo. Para ellos ya está reservado un espacio en el futuro museo de la Facultad.

 

Julián Molero, Gerardo Matei, Olga Cilleros, Lourdes Sobrino y José Luis Sánchez, bajo el lucernario en el que encontraron los pasquinesLourdes Sobrino se ha encargado de conservar las octavillas
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685