Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 17 de octubre de 2017

Inicio

De los cinco sentidos, el arte, la inclusión, la diversidad y muchas cosas más

Dar un paso más, siempre un paso más. El pasado año fue "El Museo del Prado a través de los cinco sentidos". Este, "Los cinco sentidos en la diversidad de las artes". Si el año pasado las propuestas para ver, oler, tocar, saborear y escuchar las obras de arte se circunscribieron a lo contenido en el Prado, esculturas y ante todo pinturas; esta vez el viaje se amplía al mundo de la moda, del cine, de la música, la botánica... El consorcio Musacces nació aún no hace ni dos años para investigar sobre otras formas y maneras de disfrutar los museos. Lo forman investigadores de la UCM, la Autónoma y la UNED y cuenta con el apoyo de la Comunidad de Madrid, el Museo del Prado y la Unión Europea. Su preocupación son las personas que no ven o no oyen y también quienes están privadas de libertad, pero lo cierto, como se demostró en las cinco sesiones del pasado año, es que todos estamos invitados a experimentar esas otras maneras. El objetivo de este año, como coinciden en afirmar el coordinador científico del consorcio, el codirector del curso y su coordinador, José María Salvador, Ángel Pazos-López y Tomás Ibáñez, es ir un poco más allá, comprobar que cualquier arte puede ser disfrutado por todos. "Nos están enseñando a saber disfrutar de otra manera", afirma la delegada del rector para la Unidad de Apoyo a la Diversidad e Inclusión, Mercedes García, presente en la breve inauguración del seminario que precedió a la primera de las cinco sesiones previstas para este año, dedicada al sentido del gusto.

 

La delegada del rector resalta la importancia de visibilizar la diversidad en el mundo de las artes y enumera hasta cinco razones por las que este seminario es un orgullo para la Complutense. Subraya la necesidad de apostar por lo diferente, también de vivir el aprendizaje de distintas maneras. Es importante siempre saber escuchar al otro, y cada vez más necesario unir a lo académico el matiz imprescindible de lo social. Y todo hacerlo sin miedos, experimentando, buscando el cambio, saboreándolo, disfrutándolo. A juicio de Mercedes García, todos estos valores y condicionantes confluyen en la labor del consorcio Musacces y en seminarios como el que se desarrolló el pasado año y este que ahora comienza.

 

Tomás Ibáñez, el coordinador de las sesiones, es el último que toma la palabra antes de pasar a experimentar con el sentido del gusto. Explica que las propuestas para estas cinco sesiones que se desarrollarán los próximos cinco martes, a contar desde este 19 de septiembre, en el nuevo salón de actos de la Facultad de Geografía e Historia, son el resultado del análisis de las propuestas que hicieron los asistentes a la edición del año anterior. "Nos pedisteis ampliar algunos temas, hablar de otras artes, traer a algunos ponentes... Aquí los tenéis".

 

La primera sesión, según introduce Ángel Pazos-López, el director del seminario, es quizá la menos rompedora en cuanto al arte del que va a tratar, la pintura, pero ha buscado diferenciarse del enfoque del año anterior. Se trata de disfrutar con el sentido del gusto de las obras pictóricas, pero "hemos buscado una manera diferente, algo que nos entra por el gusto pero no nos gusta porque nos puede llevar a la muerte". En efecto, el tema elegido es el veneno. O como hace Ana Diéguez-Rodríguez, directora del Instituto Moll y profesora de la Universidad de Burgos, de cómo ha sido la iconografía de este a lo largo de la historia del Arte. Tres elementos han sido utilizados de manera recurrente por los artistas de las distintas épocas: la manzana, la mujer y la serpiente. El pasaje bíblico de Adán y Eva ha presidido la interpretación artística no solo del veneno sino incluso del mal a lo largo de los siglos, con apenas algunas variantes; la serpiente a veces ha sido suplantada por dragones o reptiles y la manzana por copas con cicuta o estramonio. Lo interesante como apunta la profesora Diéguez-Rodríguez es que quizá a esta iconografía pueda hoy dársele la vuelta e incluso la manzana, malus en latín, hoy la tomemos gracias al logo de una conocida marca tecnológica, apple en inglés, como lo que la mujer persiguió en el paraíso: el ansía de saber, de buscar nuevo conocimiento.

 

Y para el final, repitiendo su presencia del año anterior, quedó el plato fuerte (entiéndase la broma). Como explicaron sus responsables, cada sesión del seminario trata de complementar la visión más académica con otra más profesional. Si se habla del sentido del gusto, claro está que mejor que un cocinero pocos podrán opinar. Mateo Sierra, conocido por ser finalista de la segunda edición del televisivo Master Chef, sorprendió en la sesión de hace doce meses con su ejercicio de convertir en platos cocinados las sensaciones que recibe al contemplar cuadros como Las Hilanderas, Los borrachos, La fragua del vulcano o El Jardín de las Delicias. Tan buen gusto dejó que los organizadores le han vuelto a invitar para en esta ocasión hablar de inspiración, de lo que le lleva a cocinar de una manera un plato o a inventar otro nuevo. Habló de sentimientos, de viajes y paisajes y también, cómo no, de obras de arte. Sierra estudiaba Historia del Arte en la Universidad de Zaragoza cuando la tele le empujó a ganarse la vida con la cocina. De entonces le viene su capacidad para disfrutar de obras como "Tronco de olmo", de John Constable (1821) o "Caminante sobre el mar de nubes", de Caspar David Friedrich. Esta última fue la elegida para compartir en esta ocasión con los asistentes en forma de plato, en concreto de uno por él llamado "Azahar, flores y nubes", una especie de salsa inglesa de azahar acompañada de pétalos de begonia y algodón de azúcar de tomillo.

 

La semana que viene -martes 26 de septiembre, como siempre a las 13 horas- el seminario tratará sobre el mundo del cine, la televisión y hasta de prácticas histórico-deportivas como la esgrima histórica. Curioso cóctel que, sin duda, habrá que ver. Toca la vista.

 

Mercedes García, José María Salvador, David Alonso yTomás Ibáñez, en la inauguración del seminarioLa delegada del rector para Diversidad e Inclusión, Mercedes García, charla con el vicedecano de Geografía e Historia David García y el profesor José María SalvadorLa profesora de la Universidad de Burgos Ana Diéguez-Rodríguez habló de la iconografía del venenoEl cocinero Mateo Sierra durante su charla sobre lo que inspira sus platosSierra, como el pasado año, preparó una degustación para todos los asistentesLos asistentes prueban la creación de Sierra denominada
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685