Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 23 de noviembre de 2017

Inicio

Los indeseables, pero probables, efectos negativos del Brexit en la educación superior

La Biblioteca Histórica de la UCM ha acogido el Encuentro Complutense Brexit y Universidad, organizado en colaboración con la Fundación Hispano Británica (FHB), en el que un panel de expertos hablaron de lo que implicará el Brexit para las universidades, tanto de Reino Unido como del resto de Europa. El presidente ejecutivo de la Fundación Hispano Británica, Fidel López Álvarez, ya desde que fue nombrado para ese cargo a principios de 2017 manifestó su voluntad de trabajar en el fortalecimiento y consolidación de la Fundación, "más necesaria que nunca ante las incertidumbres que para los ciudadanos británicos y españoles puedan derivarse de la aplicación del Brexit". De hecho, consideró que su Fundación ha de servir de "catalizador y de instrumento para recoger y trasladar a sus respectivos Gobiernos el sentir y las preocupaciones de nuestras dos sociedades civiles". Dentro de ese objetivo de la FHB se ha celebrado este Encuentro Complutense en el que Isabel Durán, vicerrectora de Relaciones Internacionales y Cooperación de la Complutense, ha mostrado su preocupación por lo que puede significar el Brexit para los intercambios educativos entre España y Reino Unido.

 

Isabel Durán, defensora acérrima del programa Erasmus +, informó de que en cuanto se hizo anunció el Brexit recibió cartas y mensajes de muchas instituciones británicas asegurando que no había que preocuparse y que estaban decididos a mantener la movilidad estudiantil. Un propósito muy noble, pero quizás poco creíble. Durán recuerda que cada estudiante Erasmus recibe un dinero mensual por parte de la Unión Europea y ese dinero va a dejar de fluir en cuanto el Brexit se haga efectivo. La vicerrectora no cree que los más de 200.000 euros anuales que se necesitan solamente para el intercambio entre Reino Unido y España vayan a salir del gobierno británico, lo que le lleva a concluir que el Brexit "va a implicar un efecto notable en ese intercambio histórico".


De hecho, llega a decir, que "no existe algo parecido a la inmunidad en la educación superior, y en realidad todos nos vamos a ver afectados por el Brexit".


Hartmut Mayer, profesor de Políticas y Relaciones Internacionales en el St. Peter's College de la Universidad de Oxford, sueña con que exista algo parecido a un "Brexit suave" en el que "Reino Unido se salga de la Unión Europea, pero no de Europa", aunque él mismo sabe que no será algo sencillo de conseguir.


Por un lado, de acuerdo con Mayer, hoy en día las universidades británicas están entre las más importantes de toda Europa, así que si se quedan fuera de los fondos de investigación otras universidades de París o Berlín podrían ocupar esos puestos de prevalencia. Eso, que a corto plazo podría ser un éxito para esas universidades, no lo será a largo plazo, porque implicará la pérdida de un buen número de investigaciones, y Mayer tiene claro que "sin una investigación fuerte nunca conseguiremos ser una potencia económica fuerte y competitiva".


Nicholas Fry, de la organización internacional educativa King's Group, reconoce que todavía no se sabe cuáles van a ser los efectos, pero sí que "serán indeseables, pero al mismo tiempo inevitables".

 

Informó Fry, de que Reino Unido es el país con el más alto porcentaje de estudiantes internacionales, que alcanza el 19% del total de la población estudiantil. España, con 7.840 estudiantes en Reino unido, es el séptimo país europeo en número de alumnos en dicho país. Explicó que mientras que ahora es muy sencillo estudiar allí, Fry considera que quizás en un futuro cercano haga falta un visado y los profesores extranjeros incluso necesitarán un permiso de trabajo.


Las universidades británicas ven la situación como muy preocupante, y de hecho, 160 de ellas han lanzado la campaña #WeAreInternational para recordar ese espíritu de las instituciones de Reino Unido.


Los problemas llegarán probablemente también a las 120 escuelas británicas que hay en España, porque muchos acuerdos educativos no se mantendrán y porque no está claro si las cualificaciones de Reino Unido, que hoy marcan la pauta en temas como los idiomas, seguirán manteniendo sus estándares de calidad.


Aparte de todo eso, Fry recordó que las universidades de Reino Unido reciben ahora mismo unos 9.600 millones de euros de la Unión Europea para investigación, y con el Brexit todo ese dinero dejará de llegar.


El representante del SEPIE (Servicio Español para la Internacionalización de la Educación), Alfonso Gentil Álvarez-Ossorio, también opinó que no se conoce realmente lo que ocurrirá tras la aplicación del Brexit, pero sí que "será muy difícil llegar a acuerdos de movilidad ahora que Reino Unidos se va a quedar fuera de programas como Erasmus +".


Consideró Gentil que esa pérdida de contactos no va a ser positiva para ningún país de Europa y que si el continente no se mantiene unido es probable que dejemos de ser un referente y que el puesto lo ocupen otros lugares del mundo.


También Isabel Álvarez, directora del ICEI (Instituto Complutense de Estudios Internacionales), habló de la importancia de esas colaboraciones internacionales que hacen que "las universidades sean actores fundamentales de los sistemas nacionales de innovación". Gracias a eso, en los últimos años han ido aumentando los trabajos científicos realizado en coautoría entre investigadores de diferentes países, cooperación que se puede quebrar, en parte, debido al Brexit.


Informó Álvarez del puesto que ocupa Reino Unido en diferentes ránkings de investigación como el número de artículos publicados, la atracción de talento o la captación de fondos. En todos ellos Reino Unido está entre los tres primeros países de la OCDE, algo que probablemente deje de ser así cuando deje de recibir fondos de la UE y se reduzca la movilidad hacia ese país. Frente a eso pudiera ser que el gobierno británico aumentase los fondos públicos dedicados a investigación, pero también podría ocurrir lo contrario.


Esa incertidumbre también se trasladará a nuestro país, donde es posible que haya una reducción de movilidad, que haya menos proyectos conjuntos e incluso, en un corto plazo, podría llegar a influir en los acuerdos informales con Reino Unido. Cree Isabel Álvarez que "es posible que surjan nuevos acuerdos bilaterales, pero sea como sea, la internacionalización del conocimiento está amenazada por el Brexit".


Jaime de Salas, catedrático de la Facultad de Filosofía de la UCM, coincidió también en la existencia de esa incertidumbre que se cierne sobre la ciencia y la educación. Reconoce de Salas que le hubiera gustado que el Brexit no hubiera ocurrido, pero "como sí existe, debemos hacer un esfuerzo intenso para que sea lo menos malo posible".


Piensa el filósofo que la UE debería tomar en cuenta a Reino Unido, e incluirlo de alguna manera dentro de los marcos legales y de financiación, pero no perder el tren de la globalización. Hartmut Mayer coincidió con esa idea, y consideró que es fundamental que haya acuerdos entre la UE y Reino Unido para no perder la competitividad internacional.


Por último, Mayer criticó también en parte el papel de las universidades, que "debemos salir de nuestra torre de marfil y acercarnos más a la sociedad". Ese elitismo ha llevado a que hoy haya menos gente que acceda a la educación superior que en los años 60 y 70, e incluso ha sido el caldo de cultivo del populismo que ha llevado a fenómenos como la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos e incluso al propio Brexit.

Isabel Álvarez, Nicholas Fry, Fidel López Álvarez, Isabel Durán, Jaime de Salas, Hartmut Mayer y Alfonso Gentil Álvarez-OssorioEl salón de actos de la Biblioteca Histórica acogió el Encuentro Complutense sobre el impacto del Brexit en la universidadEl profesor Harmut Mayer, de la Universidad de Oxford, sueña con un Brexit suave que permita que Reino Unido se mantenga dentro de EuropaNicholas Fry, del King's Group, habló de la actual internacionalización del sistema educativo británico y de cómo eso se puede quebrar con el Brexit
Bookmark and Share

Comentarios - 1

Analaura

1
Analaura - 10-11-2017 - 00:01:47h

En realidad, volveremos a la época de los años 70 y 80. Entonces también se iba a estudiar al Reino Unido, y se investigaba en cooperación. Se complica la burocracia, permisos etc. Una pena, pero ya hemos pasado por ello. Encontraremos el futuro en el pasado, y saldremos adelante.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685