Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 20 de abril de 2018

Inicio

Una caja con mucho arte

El 13 de marzo, la sala de grados de la Facultad de Bellas Artes ha acogido la sesión de Encuentros Complutense titulada El libro colaborativo, punto de encuentro. En ella, un grupo de artistas, reunidas bajo el nombre de Recolectoras, presentan el resultado creativo que surgió del Encuentro Internacional Pure Print que se celebró en Madrid del 24 al 28 de abril de 2017. En concreto, de allí salió un libro-arte "transformado en un caja y que es un trabajo íntimo que todas vivieron como un proceso creativo lleno de libertad". El resultado se puede visitar, hasta el 22 de marzo, en una exposición que se ha montado en el vestíbulo de la Facultad.

 

La profesora complutense Marta Aguilar, coordinadora del proyecto Pure Print Madrid, informó de que esa iniciativa convocó en nuestra ciudad a doce artistas para pensar y decidir propuestas artísticas. Entre todas decidieron que cada una llevara "una caja de Pandora con los deseos o elementos que la identificara".


Durante aquella semana hubo una actividad frenética, con jornadas docentes, un seminario, una exposición de libro artístico y una reunión para trabajar en torno al libro. En esos encuentros, de acuerdo con Aguilar, buscaron qué les iba a unir y pronto descubrieron que todas trabajan "más o menos desde el interior, y el libro de artista resultó ser ese espacio donde todas se sentían cómoda".


A modo de inspiración tuvieron actividades complementarias que coincidieron con la Semana del Libro de Madrid, la feria de los Libros Mutantes de la Casa Encendida, la Noche de los Libros, la colección de libros de artista del Reina Sofía, la Casa del Lector... Todo aquello les ayudó a construir la idea que estaban buscando, especialmente en el Museo Nacional Reina Sofía, donde vieron una caja que unía todo lo que estaban buscando.


Todo lo que se iba reuniendo, se dibujó, "como una parte muy importante del proceso de creación, ya que esos dibujos eran el pensamiento de todas visto a través de las imágenes".


Graciela Machado
, de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Oporto, donde surgió originalmente el proyecto Pure Print, asegura que en Madrid se convirtió "en algo más importante de lo que se pensaba en principio, mucho más conectado con la práctica de docencia artística".


El cambio principal es que "las recolectoras, todas las compañeras, en un determinado momento, pensaron en procurar un sentido y también una identidad como artistas".


Otra de esas recolectoras, Ángela Cabrera, de la Escuela Superior de Diseño de Madrid, considera que llegaron "a la idea de recolectar después de esa semana intensa de trabajo, pero entendiendo la recolección como más relacionada con la supervivencia que con coleccionar". Según ella, "en todo libro-arte siempre las interrelaciones que se establecen entre elementos temáticos y materiales son definitorias, y en este caso se vio que la caja era la mejor estructura para el proyecto estético".


Cada caja contiene y agrupa todos los libros-arte que han realizado cada una de las artistas en sus talleres, pero también "todos esos lazos que se crearon en Madrid", por eso "es más conceptual que física, porque incluye ideas, emociones, deseos, signos, objetos, recuerdos, imágenes, testimonios...".


Cabrera explica que las recolectoras, según la definición de algunas de ellas, descubrieron que comparten lo más importante, que es "la misma mirada minuciosa sobre las cosas del mundo, o la vida secreta de las cosas, o la visión de lo inaprensible".


La profesora complutense Mónica Oliva aprovechó esta sesión de Encuentros Complutense para hacer un breve recorrido sobre las publicaciones del grupo de investigación LAMP (Libro de Artista como Materialización del Pensamiento), que de momento lleva cinco volúmenes, "todos ellos recogidos bajo el nombre genérico Cuadernos sobre el libro, dirigidos por diferentes miembros de LAMP y dedicados a la difusión de artículos sobre el libro-arte desde la perspectiva de la creación y educación artística".


Esta publicación tiene una periodicidad bianual y empezó a publicarse en el año 2009. Todas ellas se pueden consultar en la plataforma digital de publicaciones ISSUU, aunque también existe la publicación física de cada uno de ellas "que se procura que estén en todas las instituciones que se dedican a los estudios del libro de artista".


El primero de los números de la publicación de LAMP se basó en el libro de artista como recurso didáctico; en la segunda publicación se incluyeron textos de otros profesionales dedicados al libro de artista; el tercer volumen se especializó en la tipología del libro de artista; la cuarta publicación, de 2015, es el volumen más internacional, y coincide con la difusión del libro de artista en España, con innumerables ferias, coleccionismo del videoarte, revistas.... Y, por fin, la última publicación está fechada en 2017 y es "la publicación más íntima, donde se desvela el proceso de creación, y es un monográfico sobre el encuentro internacional de Pure Print".


Carmen Hidalgo de Cisneros, también profesora complutense y recolectora, habló de su acercamiento inicial al concepto de caja, algo que hizo presentando tres de ellas. La primera de esas cajas no sabía que llevaba, porque era una caja fuerte pequeñita que le habían dado sus padres hace mucho tiempo, la segunda estaba llena de objetos y papeles que acumula allí y en la tercera, la más importante, metió los dibujos de su abuela alemana que había sido dibujante, diseñadora y articulista a principios del siglo XX.


Javier Pérez, director de la biblioteca de la Facultad de Bellas Artes, explicó que su presencia en este acto viene motivada porque una biblioteca es "una caja de cajas, es una recolectora de esta y otras muchas cajas maravillosas". Cuenta Javier Pérez que desde la década de los sesenta del siglo XX se han ido creando una serie de obras de arte que donde mejor se ven es en la biblioteca, como los libros de arte, con la posibilidad de tener el objeto en las manos y pudiendo pasar las páginas, "aunque a veces haya que ponerse guantes, si es una pieza muy valiosa".


Aparte de eso, añade que la biblioteca de esta Facultad tiene un carácter muy marcado de no ser sólo contenedor de arte, sino también espacio de creación.


Al finalizar la presentación se inauguró, en el vestíbulo de la Facultad, la primera exposición de este colectivo surgido alrededor de Pure Print, y que se puede visitar hasta el 22 de marzo. La muestra recoge los doce libros que componen cada una de las cajas y el vídeo de José Antonio Pedraza en el que se puede ver el proceso de creación que acompaña a la propuesta.

Ángela Cabrera, Graciela Machado, Marta Aguilar, Mónica Oliva, Carmen Hidalgo de Cisneros y Javier Pérez, en la presentación del trabajo de las RecolectorasUn visitante a la muestra ojea el libro-arte creado por el grupo de RecolectorasEl salón de grados de la Facultad de Bellas Artes acogió el Encuentro Complutense titulado El libro colaborativo, punto de encuentroHasta el 22 de marzo se puede visitar, en el vestíbulo de la Facultad de Bellas Artes, la exposición que muestra el proceso creativo de las RecolectorasEl trabajo de las Recolectoras ha dado lugar al último monográfico de la revista LAMP
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685