Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 20 de mayo de 2018

Inicio

Las Matemáticas te pueden hacer rico y famoso, aunque no va a ser fácil

Michael F. Atiyah, de la Escuela de Matemáticas de la Universidad de Edimburgo, ha sido el invitado, el 3 de mayo, en el ciclo de conferencias Hablemos de Físicas para impartir la charla "Have fun with numbers and become rich and famous". La decana de Físicas, María Luisa Lucía Mulas, y José Adolfo de Azcárraga, presidente de la Real Sociedad Española de Física, coincidieron en destacar que ha sido todo un placer "contar con una leyenda", como el profesor Atiyah, ganador tanto del Premio Abel como de una Medalla Fields, los dos máximos galardones del mundo en el campo de las Matemáticas.

 

Michael F. Atiyah comenzó aseverando que "la riqueza es transitoria, así que hay que apuntar a la fama, que es la inmortalidad". Tras eso, el matemático viajó al pasado, hasta Arquímedes, "cuyo rostro imaginario, que seguro no es el real, está grabado en la Medalla Fields". De acuerdo con Atiyah, Arquímedes hizo muchas cosas, "entre ellas el descubrimiento del número π, y la explicación de lo que era ese número" al describir la circunferencia del círculo inscrita entre dos polígonos.


Una vez que descubrió π, el propio Arquímedes se dio cuenta de su importancia, "al igual que nos damos cuenta ahora, porque tiene aplicaciones que parecen misteriosas y es fundamental en las integrales de Gauss, y en las fórmulas de Euler, que hicieron a este muy famoso cuando era todavía muy joven". Bromeó Atiyah con que "no hace falta morir joven para ser famoso o una leyenda, aunque a veces ayuda. Mientras que otras veces, si vives mucho como Gauss o Newton puedes ser mucho más productivo".


Aseguró el conferenciante que "la fórmula más famosa de las matemáticas hoy en día es una fórmula de Euler, en concreto 1= e2πi".


Pasando a la física moderna, "la realizada entre 1900 y 2000", Atiyah destacó a tres nombres y sus descubrimientos, "la constante de Max Planck, la relatividad de Albert Einstein y el espín de Paul Dirac. Hay muchos otros, pero estos son muy buenos ejemplos de lo que es la fama en la ciencia".


Einstein "fue tan famoso que hablaba siempre con la prensa y daba muy buenos titulares como Dios no juega a los dados, por eso le encantaba a los periodistas". También Dirac fue famoso, aunque era diametralmente diferente de Einstein. Según Atiyah, en su infancia el padre de Dirac le obligaba a hablar francés, porque en caso contrario se quedaba sin cenar. Aquello tuvo tres consecuencias, la primera es que "una vez que se independizó jamás volvió a hablar a su padre, otra que no habló nunca más francés y la tercera es que se convirtió en una persona de muy pocas palabras. Era breve, cortante y preciso, con el mínimo número de palabras era capaz de captar la atención".


Otro nombre en la lista de personajes célebres fue Feynmann, quien "describió la estructura fina de la constante α, otro número misterioso. En una de sus citas mediáticas aseguró que podríamos decir que la mano de dios escribió este número, pero no sabemos cómo movió el lápiz".


Hamilton es otro matemático famoso "que tiene una historia real, no como la apócrifa de la manzana de Newton, cuando cruzando un puente en Dublín tuvo una epifanía que le llevó a describir los cuaterniones, que proporcionan una notación matemática para representar las orientaciones y las rotaciones de objetos en tres dimensiones". Asegura el conferenciante, que aunque en eso fue exitoso, fracasó en su manera de escribirlo, porque nadie era capaz de entender lo que había descubierto, y es que "tan importante como descubrir algo es ser capaz de difundirlo, y en eso falló Hamilton".


El último nombre de la lista de famosos de Atiyah fue "John Von Neumann, conocido como Johnnie entre sus colegas, quien ya desde pequeño diseñó su primer ordenador electrónico e hizo de todo, como construir modelos económicos y bombas de hidrógeno (que por desgracia se llegaron a usar en Japón), antes de plantar los cimientos de la teoría cuántica". Fue muy famoso en su tiempo, "tanto por sus descubrimientos como por sus fiestas salvajes".


La conclusión de este repaso por la historia de las Matemáticas es que "te puede tocar el gordo y hacerte rico y famoso con descubrimientos como los de Arquímedes, Einstein, Neumann o Feymann". Algo que no es fácil de hacer, pero que puede servir como un aliciente más para estudiar Matemáticas, más allá del evidente placer que produce el conocimiento.

José Adolfo de Azcárraga, presidente de la Real Sociedad Española de Física, Michael F. Atiyah y Amable LiñánLa decana de la Facultad de Físicas, Maria Luisa Lucía Mulas, consideró que es un honor contar con una leyenda como Michael F. AtiyahEl profesor Michael F. Atiyah es ganador tanto del Premio Abel como de una Medalla Fields, los dos máximos galardones del mundo en el campo de las MatemáticasEl aula magna de la Facultad de Físicas ha acogido la conferencia de Michael F. Atiyah
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685