Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Inicio

El mercado laboral alemán: ¿ejemplo a seguir?

Las altas tasas de desempleo en España han ocupado, lamentablemente, el centro del debate político nacional e internacional. Es evidente que la insostenibilidad del problema (26% de desempleo en 2012), exige una respuesta política inmediata. Si bien es cierto que a raíz de la crisis económica la situación se ha agravado profundamente, ésta dista de ser un problema coyuntural. Los múltiples factores políticos, sociales y económicos que han configurado la estructura del mercado de trabajo, especialmente a partir de la década de los noventa, cuando comenzó a gestarse el modelo de crecimiento actual, muestran la complejidad y el carácter estructural de dicha problemática. El conjunto de medidas y reformas impulsadas en España han seguido una tendencia hacia la europeización, concretamente, al modelo alemán. Pero, ¿es éste el ejemplo a seguir?
Las diferentes estructuras económicas, productivas e institucionales, hacen difícilmente comparables los respectivos mercados laborales. La aplicación del modelo alemán no garantiza que vaya a tener los mismos efectos sobre la economía española. Los resultados obtenidos en las últimas dos décadas muestran que la aplicación de estas medidas como disminución del coste del despido, el debilitamiento de la negociación colectiva y el fomento de la parcialidad contractual, entre otras, no han supuesto una reducción del paro estructural. Sólo durante los años de auge económico los datos mostraron un exitoso crecimiento y una reducción del desempleo, pero basándose en frágiles pilares que se desquebrajaron con el estallido de la crisis.
Intentar copiar el mercado de trabajo alemán, sin considerar las especificidades estructurales que conforman nuestra economía, sólo servirá para poner pequeños parches a una compleja situación laboral.
Por otro lado, la embriaguez ante el supuesto éxito del modelo germano parece obviar algunas realidades laborales que empiezan a ser visibles y preocupantes. A pesar de que el desempleo alemán, según Eurostat, se ha reducido a la mitad desde 2005 (10,8%) hasta hoy (5,4%), parece que algunas de sus estrategias laborales conllevan graves consecuencias. El impulso de contratos precarios, como los minijobs (trabajos de 400€ exentos de impuestos y cotizaciones) destruyen trabajo formal, además de debilitar la seguridad social y los mecanismos de subsistencia (según el Institut Für Arbeitsmarkt, IAB). Las ayudas estatales complementarias se han convertido en imprescindibles para la sociedad, ya que cerca del 8% de los trabajadores y el 19,8 % de la población total viven por debajo del umbral de pobreza, además de una creciente desigualdad donde el decil más alto contiene ocho veces al más bajo.
Por ello, además de no ser un ejemplo adaptable a la propia estructura laboral española, el modelo alemán presenta insuficiencias y una problemática que difícilmente podría afrontarse aquí.

Mª Eugenia Ruiz-Gálvez Juzgado
Investigadora del Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI)

 

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1697-5685